La Candidiasis vaginal y el embarazo

candidiasis-vaginal-embarazada

La Cándida y yo somos viejas conocidas.

Nuestra relación comenzó hará ya unos 6 años, más o menos.

Todo empezó con la toma de antibióticos por una infección de orina. A los pocos días note que las relaciones sexuales me causaban mucho dolor y el flujo estaba rarísimo.

Fui al médico de cabecera y me mandó unos óvulos vaginales durante tres días y una pomada para la zona externa.

Se me quitaron, pero volvieron al cabo de unos cuantos meses.

Así me tiré unos cuantos años. Los médicos, en plural porque visité a más de uno, me decían que no era malo para la salud pero sí muy latosos de quitar. Me mandaban lo mismo una y otra vez y no me terminaba de curar.

He de decir que, sólo en algunas ocasiones, las molestias eran grandes. No voy a entrar en detalles porque vale que os cuente cosas de mi vida pero tampoco es plan de contaros todo todo.

Digamos que tenía los peores síntomas del hongo, no en extremo pero sí que me impedían tener una vida íntima en condiciones.

Me empecé a desesperar y no encontraba mucha información por internet la verdad.

La visita al ginecólogo

Al final fui al ginecólogo privado, al cual llevo yendo una vez al año desde los 18 y es el mismo que me está atendiendo durante el embarazo.

Fue el único que me dijo que era culpa de la comida. Me dejó a cuadros. Después de pasar por tantos médicos que me decían lo mismo, vamos que no me decían nada, ahora me comenta este que es por culpa de lo que como. Pero, ¿qué tendrá que ver?

Me mandó los óvulos típicos y me dijo que cuidase de comer hidratos de carbono y todo lo que llevase harinas y/o levadura etc.

Os parecerá muy fuerte pero no me lo terminé de creer hasta que busqué en internet “candida y alimentación” y vi que había muchos artículos comentando lo mismo que me había dicho el ginecólogo.

Le hice caso con la comida, seguí la medicación y os puedo decir que solo he recaído cuando he aumentado la ingesta de hidratos o ha sido veranos y me he inflado a cervecitas.

En resumen, me he cuidado más y he notado una gran mejoría.

La candidiasis vaginal durante el embarazo

Con el embarazo me noto peor la verdad, no estoy muy mal pero, a parte que el embarazo hace que seas más propensa a eso, mi alimentación ha cambiado.

Estoy comiendo de todo y más dulces, para que nos vamos a engañar. Eso no es nada bueno para el estómago pero no lo puedo evitar.

Os cuento todo esto porque a mí me costó en dar con un médico que supiera algo del tema y mejorar en una cosa que no parece grave pero que se puede convertir en un fastidio y de los grandes.

Espero que os ayude.

Leave a Reply